Se ha demostrado que las medidas de higiene establecidas desde el inicio de la pandemia han dado sus frutos a la hora de protegernos frente al coronavirus. Sin embargo, se ha descubierto que, si padecemos de COVID-19, podemos empeorar si tenemos enfermedades bucodentales. 

Un estudio ha revelado que la periodontitis puede aumentar, hasta 9 veces, el riesgo de fallecer si se padece COVID-19, ya que puede implicar la entrada en UCI o la necesidad de respiradores. 

La necesidad de respiración asistida se debe a la neumonía que puede llegar a tener la persona que padece periodontitis. Esta relación se debe principalmente a la respiración de patógenos bacterianos que se encuentran en la cavidad oral. Una vez respirados, al tener las defensas bajas, se favorece la propagación de dichos patógenos a los pulmones.

Todas estas complicaciones médicas, se relacionan con el alto nivel en sangre de marcadores (glóbulos blancos, proteína C reactiva y dímero D) relacionados con una peor respuesta a la COVID-19 que presentan dichos pacientes.

Entonces ¿qué signifca esto? Quiere decir que las personas que padecen periodontitis pueden sufrir Tormenta de citoquinas, es decir que presentan una mayor probabilidad de desarrollar respuestas inmunes e inflamatorias que deterioran el cuerpo si se ha contagiado por coronavirus.

Es fundamental que las personas que presenten patologías periodontales acudan a sus dentistas y hablen con ellos para que estos establezcan un diagnóstico y tratamiento adecuado. 

Además, es imprescindible cuidar la higiene bucodental, así como la administración de antisépticos orales en los centros médicos y hospitalarios para prevenir las enfermedades orofaríngeas.